¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

De vinos, cañas, tapas, raciones y copas por Viveiro (Lugo)

By Ángel Cobreiro

Una buena forma de cenar o incluso comer es hacerlo a base de picoteo en diversos bares, en casi todos los pueblos y ciudades de España se puede hacer con mayor o menor fortuna, pero lo que sí puedo decir es que la ciudad de Viveiro en La Mariña lucense es un lugar ideal para practicar esa forma de ingesta de alimentos.

Ángel en la Vinoteca de los Leones

Viveiro es una ciudad abierta y sus habitantes son gente aficionada a salir de vinos desde tiempo inmemorial por su casco histórico, si bien hay que decir que en los últimos años se habían cambiado las costumbres y los bares de la ciudad vieja languidecían puesto que tanto lo viveirenses como los turistas y visitantes – que los hay todo el año y muy especialmente en verano y Semana Santa – se habían desplazado a realizar dichas consumiciones a los modernos mesones ubicados en la vecina localidad de Covas, unida inseparablemente a Viveiro a través del Puente de La Misericordia, y que hoy en día no deja de ser la misma población, por cuanto Viveiro creció y se extendió al otro lado del puente, ya que la configuración de la ciudad con el Monte de San Roque a sus espaldas obliga a crecer hacia ese lado. La razón del cambio de hábitos fue dada por que los viejos y tradicionales  bares de Viveiro como el Mesón de Pepe (donde empezó su vida laboral  como camarero, Javier, el hoy en día encargado del Mesón O’ Bo de la C/ Menéndez Pelayo de La Coruña),  El Laurel, Ríos, La Cepa, etc. fueron desapareciendo poco a poco, quedando sólo algunos abiertos en la C/ Zapatería, pero que salvo honrosas excepciones no invitaban a visitarlos, tanto por su deficiente servicio como su no menos deficiente oferta.

Santi en O Recuncho

Pero esta situación cambió para bien en el año 2.006 con la apertura al público en ese año de la “Vinoteca Los Leones”, sita en la histórica y linajuda “Casa de los Leones”, que tiene su entrada tanto por la C/ Pastor Díaz, que es la calle principal y peatonal de Viveiro en la que se encuentran las buenas tiendas de la localidad, como por la Avda. da Mariña que es la calle que rodea el casco histórico y que tiene las fachadas de sus edificios cerradas con galerías que recuerdan a La Marina de nuestra ciudad. Pues bien, desde ese momento volvió a revivir la hostelería del casco histórico viveirense, abriéndose al público nuevos establecimientos y remozándose algunos de los que no habían llegado a cerrar.

Después de esta introducción paso a comentaros los lugares que visitamos la noche del  pasado sábado día 23 de octubre así como las impresiones que sacamos. Iniciamos el recorrido en la antes mencionada “Vinoteca Los Leones”, que por cierto ya recomendó Federico García Poncet en este blog con ocasión de escribir la crítica del Restaurante Nito de Area, allí tomamos unas cañas de cerveza para empezar, muy bien servidas en unas copas alargadas y originales, para posteriormente pedir unos vinos de La Rioja, y tras consultar sobre los que disponían nos decantamos por solicitar un crianza de Izadi que no estaba nada mal. La vinotera está muy bien decorada y atendida por unas camareras de la República Dominicana muy agradables y diligentes que se desviven por atender al cliente y ofrecerle constantemente pinchos variados de una calidad y presentación excelente; estos pinchos son pequeños bocados de empanada, tortilla, revueltos variados, ensaladilla, cócteles de marisco, etc., algunas veces también tienen tapas de cuchara, pero ese día no nos pasaron ninguna, la frecuencia en el ofrecimiento de los pinchos es breve, de forma que puedo decir que pudimos haber tomado 5 ó 6 en esas dos consumiciones que relaté, pero tengo que decir que rechazamos algún ofrecimiento y que si no lo hubiésemos hecho quizás fuesen el doble.

De allí nos trasladamos al “Mesón O Curruncho” que está en la misma C/ Pastor Díaz en dirección a la Plaza de Lugo, allí pedimos una botella de Izadi, por seguir con el mismo vino que habíamos tomado antes y nos ofrecieron de nuevo pinchos constantemente, si bien no de la calidad de los del establecimiento anterior, pero que no dejaban de estar más que pasables. Además pedimos dos raciones de lacón cocido al estilo tradicional de las pulpeiras que estaba muy bien, tanto es así que primero habíamos pedido una y como nos gustó solicitamos el “recunque”. Tengo que decir que en este lugar se pueden degustar raciones variadas entre las que destaca el pulpo. El servicio también es bueno y diligente, además de abundante pues no quiero mentir pero creo que conté cinco camareros diferentes.

Fede en el Recuncho

Enfrente del “Mesón O Curruncho” se encuentra el llamado “Mesón Imperial” que es un establecimiento remozado y que cambió de dueño hace pocos años, antes si bien se llamaba así era conocido por todos como “El Pelos” sin que esa denominación escondiese peyoración alguna. Tanto uno como otro de los antes indicados mesones tiene instalados barriles en la calle todo el año que hacen la estancia en ellos y la degustación de sus productos muy agradable. Al salir del “Mesón O Curruncho” nos queríamos dirigir al “Mesón Imperial” pero estaba totalmente lleno tanto dentro como fuera, por lo que seguimos por la calle Pastor Díaz en dirección a la Plaza de Lugo y entramos en un establecimiento nuevo (creso que lleva dos semanas escasas abierto al público), una vez en su interiro después de pedir unas copas de vino nos enteramos que era del mismo dueño que el del “Mesón Imperial”, este local es pequeño y un poco agobiante en su interior pero el servicio es bueno y también ofrecen constantemente pinchos variados. Al finalizar la consumición y al pasar por la calle vimos que había un barril exterior libre en el “Mesón Imperial” primigenio y allí nos quedamos pidiéndole al camarero unos vinos y un solomillo de vacuno mayor que nos sirvió troceado y acompañado de patatas fritas y pimientos del piquillo que estaba bien, si bien quizás un poco soso de más, tengo que decir que allí también nos ofrecieron constantemente pinchos variados, si bien sólo tomamos uno antes de servirnos el solomillo y otro al finalizar, que por cierto este último era de queso con membrillo, ideal para postre .

Lacón Asado

Podríamos haber visitado otros bares de la zona muy recomendables como son “La Fragata” en la misma calle Pastor Díaz o el Normandie en la C/ Zapatería o el “Mesón de Arturo”, pero dada la hora y la abundante ingesta de alimentos preferimos pasar a la copa larga, dirigiéndonos al “Kiev Café” que es un pub situado en la C/ Rosalía de Castro en una casa señorial y que su puerta tiene forma de arco, es un lugar muy agradable y recomendable para tomar un buen gin tonic, yo prefiero el primer piso para degustar la copa. Después de allí tomamos una segunda  y última copa en el Pub “La Biblioteca” situado en La Placiña, éste es también un sitio recomendable para tomar una copa.

Bueno esto es todo lo que os puedo contar de una tarde – noche de otoño en Viveiro de vinos, cañas, tapas, raciones y copas, pero sin duda me quedaron muchas cosas por decir y aprovecho para recomendar visitar esa ciudad de La Mariña lucense donde se puede también comer de mesa y mantel en muchos establecimientos recomendables además de visitar sus calles, iglesias y conventos.

Fede

5 Comments

  • Santiago Togores

    Muy bien relatado Ángel, la verdad es que fue una tarde muy agradable y divertida. Quiero destacar la amabilidad y generosidad de todos y cada uno de los bares a los que fuimos, tenemos mucho que aprender de ellos. A mi me encantó Vivero, y desde aquí os recomiendo que no dejeís de visitarlo.

    28 Octubre, 2010 at 11:44
  • Pablo G-R

    Ese lacón tiene una pinta extraordinaria, sin duda algo tiene que ver el fotógrafo que lo ha plasmado. Además del buen comer de la Mariña Lucense, hay que decir que se trata de una las zonas más agrestes de Galicia. Impagables acantilados con el Cantábrico de fondo.
    Ah, se me olvidaba, allí se encuentra el mejor bonito de Galicia, es decir, el mejor del mundo.

    28 Octubre, 2010 at 13:52
  • Pedro

    Tuve la oportunidad de disfrutar en varias ocasiones las tabernas, tascas y mesones de Vivero, la verdad que siempre salí contento. Recomiendo el chatear y tapear por los lugares de la zona.

    28 Octubre, 2010 at 14:29
  • Ángel Cobreiro

    Pablo en lo referente al bonito tienes toda la razón y su puerto principal de comercialización y captura es Burela que celebra todos los años la fiesta del bonito, si bien se puede degustar en toda La Mariña lucense precisamente en el antiguo Bar Laurel del que hablo en el comentario servían el a mi juicio mejor bonito en rollo de La Mariña, aunque nada tiene que envidiarle el del Restaurante Lonja de Burela del que habla Santiago Togores en este blog y que habíamos tomado en la comida del mediodía de la fecha de la crónica mía.
    Por cierto ya que me tocas la fibra sensible de las maravillas de La Mariña no puedo dejar de recomendar la visita a San Ciprián (localidad del Ayuntamiento de Cervo a unos 15 Km. de Viveiro) que aunque no destaque por desgracia por la calidad de su hostelería es un lugar recomendable por muchas razones entre ellas por los buenos gin tonics que sirve Ceferino en el Pub Brunos y los que también ponen las hermanas Abad (Ana y Margarita) en el Pub As Panaderiras.

    28 Octubre, 2010 at 16:43
  • Javier Felípez

    Comparto plenamente las opiniones vertidas por Ángel Cobreiro y puedo dar fe de ellas, por cuanto visito de forma asidua los establecimientos y lugares que se relacionan en el excelente artículo por él publicado. Creo sin temor a equivocarme, que la Mariña lucense es el lugar de Galicia en el que más y mejores pinchos se ofrecen a quienes se deciden a acudir a los locales de hostelería a tomar los tradicionales vinos o cualquier otra consumición, ya sea alcohólica o no. Debo recomendar la visita al barrio de Covas, el más populoso del municipio de Viveiro tras el boom urbanístico que hemos vivido, por ser el más turístico, con su playa y su paseo marítimo que permiten comodos paseos y magníficas vistas. Si se desea degustar excelentes carnes y tradicionales productos gallegos y de la zona (recomiendo las fabas de Lourenzá con navallas, que es como se denomina a la coquina en esta zona) se debe acudir al mesón “As Tixolas”, sito en la Carretera de Ferrol, en el primitivo núcleo de Covas, enfrente al antiguo hotel del “Mariñán” y al pazo das “Pilladas”; este local junto con el de la Pizzbur (de comida rápida) petenecen al mismo empresario (gran innovador y excelente gestor) y los pinchos que ponen con las consumiciones son excelentes, siendo habituales los mejillones, las navajas a la plancha e incluso en ocasiones especiales (navidad y fin de año) los percebes. Recomiendo acudir posteriormente al barrio de Cantarrana, nueva zona de bares y locales nocturnos del municipio de Viveiro, donde la abundancia de locales de hostelería es extraordinaria para el espacio existente. Podemos empezar por la comida tradicional asturiana, en el mesón “El Asturiano”, continuando con “o Mesón”, donde el rey es el jamón (aunque se puede comer de raciones de forma más que aceptable) y puedo asegurar que es local donde más abundancia de pinchos ofrecen de todo Viveiro. Continuaríamos con la Vinoteca Aquitania, donde podemos encontrar casi cualquier vino que nos apetezca en la bien surtida bodega que posee y degustar alguno de los embutidos y pinchos que ofrece. Además de los expuestos y por no marear, encontraremos otra decena de bares (Sixtees, Donosti, A Gruta, etc,) en los que podremos chatear y disfrutar de los numerosos pinchos que nos ofrecera de forma profesional y amable el personal de los mismos; recomiendo acudir al Restaurante La Paz para degustar excelentes pescados y mariscos del Cantábrico. Para terminar y por añadir un local en la ciudad de Viveiro que no ha sido visitado por Ángel, conviene acudir al Asador Carlos V, sito en la variante, al lado del aparcamiento de la feria, donde, tras hacer frente a un buen chuletón, se puede acceder al paseo fluvial del río Landro, excelente balcón de las parroquias de Vieiro y Galdo y magnífico enclave natural y cultural, ya que su curso discurre junto al Monasterio de Valdeflores y el lugar de Xunqueira, encláve histórico y de artesania, pues en la antigua fabrica de curtidos ha instalado su taller el ceramista Regal.

    29 Octubre, 2010 at 10:51

DEJA UN COMENTARIO