¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

El Campanu y Carroceu. Cocina astur en Ribadesella

By Pablo García-Ramos

Camino de Getxo por la intermitente autovía del Cantábrico nada mejor que desviarse a Ribadesella, un enclave privilegiado entre la majestuosidad de las montañas de los Picos de Europa y las corrientes que forma el río Sella antes de morir en el Cantábrico. Si además la parada coincide con la hora de comer, pues….

En sus paredes cuelgan fotos, cañas y demás artilugios de pesca

En sus paredes cuelgan fotos, cañas y demás artes de pesca

El restaurante elegido recibe el nombre de El Campanu, que así llaman al primer salmón capturado en cada uno de los ríos de la vertiente cántabra asturiana. En sus paredes cuelgan fotos, cañas y demás artilugios de pesca así como recuerdos enmarcados que reúnen la foto, fecha, anzuelo y número de registro de las primeras capturas de jóvenes aficionados. El comedor está situado en una entreplanta que permite tener el puerto de la villa como telón de fondo. La carta recoge toda la sabiduría de la gastronomía asturiana que como toda cocina del occidente cristiano fusiona la vena popular y palaciega, construida siempre a partir de la magnífica despensa que proporciona el mar, el río, la huerta y los corrales, sin olvidarnos de las especies cinegéticas que pueblan sus montes.

Pablo delante del restaurante El Campanu

Pablo delante del restaurante El Campanu

Para comenzar una ensalada de ventresca (ventrisca, en bable) de bonito del norte -of course-, que reposaba sobre una cama de pimientos con cebolla. Sensacional. Seguimos. Pulpo a la parrilla para variar la receta tradicional a feira y evitar odiosas comparaciones. Muy rico, tierno, con las piel ligeramente crujiente por la sal y adornado con algo de pimentón. Y -¡como no!-, una tabla de quesos asturianos donde sobresalían los intensos sabores del Cabrales y Gamonéu sobre otras variedades astures. Un gran descubrimiento este último que se elabora de forma artesana con tres leches y a diferencia del primero ofrece una pasta más firme, una corteza más consistente y la veta del penicilium que genera el moho está más próximo a la corteza, mientras que el Cabrales se reparte uniforme por toda la pasta. Aparte de estas dos Denominaciones de Origen catamos alguno más, uno de los cuales recordaba a los quesos ahumados de Idiazábal o San Simón. Acompañaba la selección un dulce de manzana.

Fab Food

Las fabes forman con la sidra y el queso de cabrales los tres elementos más reconocibles de la gastronomía astur. Aunque ciertas variedades de alubias eran bien conocidas en Europa desde tiempos antiguos, la faba asturiana que hoy conocemos vino de América, como el maíz, la patata, el tomate, etc. y se consolida como referente culinario asturiano a mediados del XIX. En esta ocasión las comimos con almejas, una preparación quizás más ligera que la fabada y, en cualquier caso, más marinera tratándose de Ribadesella. Un plato rotundo y muy equilibrado de sabores, el único reparo que tienen las legumbres es que no es comida ligera para continuar viaje.

A pesar de ser un lugar consagrado a los pescados (no los probamos pero desfilaban bandejas de platos de pescado de esmerada presentación que prometía buenas sensaciones), nos decidimos por la carne y no precisamente por la exquisita y delicada Ternera Asturiana, sino por la caza. Unos cachopinos de jabalí muy trabajados con un sabor suave pero sabroso, y un lomo de ciervo cocinado con la sencillez que exigen los buenos cortes de carne: vuelta y vuelta con sal gorda.

Bodega. Buena selección en carta aunque siguiendo las recomendaciones de la DGT renuncié al vino

A mejorar: Aunque tienen buenas maneras, el servicio es lento y olvidadizo, en definitiva: disperso. En este aspecto pueden crecer mucho.

Curiosidades. Este establecimiento compró el Campanu del Sella en marzo de 2009. Pesaba 7 kilos, medía 87 cm de largo, 44 de circunferencia. Se pagaron 6.000 euros por la pieza.

Pistas de viaje. La excursión a Ribadesella se puede complementar con el descenso del río Sella. Sale desde Arriondas y tiene una ruta corta de 7 km que se queda a mitad de descenso y la clásica, de 13 km. En “Montañas del Norte” (www.montanasdelnorte.com) se encargan de todo lo necesario: embarcación, traje de neopreno, picnic (bocata de jamón, fruta y agua) y desplazamiento por 25 euros cada persona. Abierto hasta mediados de noviembre.

Ficha: El Campanu
Marqués de Argüelles, 9. Ribadesella. Asturias, España
Telf: 985860358
Móvil: 670603694
Precio: adjunto factura

Factura El Campanu

PD: Vuelta de Getxo. Hora de comer. Otra vez coincide en Ribadesella (parece que el estómago tiene GPS). Algo más ligero en la sidrería Carroceu mientras veíamos al asturiano Fernando Alonso ganar el GP de Singapur. Sidrería rústica y acogedora, muy asturiana. Mejillones con salsa de tomate, chorizos a la sidra, chipirones a la plancha y media tabla de queso en una terraza en el puerto mientras nos escanciaban unos culetines de sidra. Sensación maravillosa. Repetir.

Ficha: Sidrería Carroceu
Marqués de Argüelles. Ribadesella. Asturias
Telf: 985861419
Precio: adjunto factura

Factura Sidreria Carroceu

Fede

3 Comments

  • Rouse

    No vuelvo a entrar en Fedegustando NUNCA MAIS! A ESTA HORA.LO JURO!
    Pablo, explicanos por favor que son los cachopinos de jabalí.Apetece probar todo lo que comentas.TO-DO.
    Lástima que nos lo tengamos que imaginar……..

    28 Septiembre, 2010 at 11:36
  • Pablo G-R

    Los cachopinos (bable básico, como guapines, y esas terminaciones tan simpátiques que tienen) es un plato tradicional de la gastronomía asturiana. En su origen eran dos filetes de ternera rellenos de jamón y queso, rebozados y fritos. Ahora se ha actualizado la receta y hay multitud de combinaciones en cuanto al relleno (quesos, veduras, frutos secos) y la cobertura (filetes de jabalí, venado, ciervo,…. hasta de pescado).
    Yo creo que genéricamente le llaman a cualquier carne o pescado que admite un relleno para luego rebozarlo antes de pasar por la sartén con abundante aceite. En el caso que nos ocupa, se trataba de filetes de jabalí rellenos de jamón y queso. El secreto radica en buscar los equilibrios entre los distintos sabores.

    28 Septiembre, 2010 at 14:12
  • Rouse

    Gracias Pablo.No tenía ni idea.Los cachopinos son como los San Jacobos o el Cordon Bleu, pero en Asturies.

    29 Septiembre, 2010 at 8:37

DEJA UN COMENTARIO