¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

Chuletón de vaca gallega

El chuletón de vaca gallega

Por Alejandro D. Guimaraens

 

En el calendario hay fechas inamovibles, que sirven para  resaltar días destacados dentro del año, unido a un respeto a las tradiciones: así, las elecciones generales en Estados Unidos siempre se celebran el martes siguiente al primer lunes de noviembre; el torneo de tenis de Wimbledon  comienza cada año seis semanas antes del primer lunes de agosto; y, en España, el primer domingo de mayo celebramos el Día de la madre.

Pues bien, aunque de momento es menos conocida que las anteriores, el primer sábado del mes de julio se celebra en una finca de Cambre la fiesta del chuletón, que marca el inicio de la temporada veraniega.

 

Chuletón de vaca gallega

Chuletón de vaca gallega

 

Este año Nacho Álvarez, nuestro proveedor de tan preciado manjar, se presentó con diez chuletones de res gallega (con un peso total aproximado de16 kg, pesando el chuletón más grande unos2,5 kg) procedentes de la parroquia de Vilar, en el ayuntamiento pontevedrés de Crecente. Dicho ayuntamiento es tierra de buen vino y buena carne, motivado por su privilegiada situación geográfica, ya que se encuentra al sureste de la provincia de Pontevedra, lindando con Ourense y haciendo de frontera con Portugal, y además está enclavado en un entorno natural paradisíaco, entre el río Miño y los montes de A Cañiza.

 

Los chuletones en cuestión procedían de vaca gallega de 12 años de edad, criada en pastos naturales, alimentada exclusivamente con hierba y desconociendo el significado de la palabra pienso. Es más, si a esa pobre vaca le hubiesen dicho “pienso”, probablemente hubiese contestado “…luego existo”.

 

Nacho y Javier delante del material

Nacho y Javier delante del material

 

Tal exquisitez no la podíamos dejar en manos de cualquiera, y por eso, el cocinero Javier Imedio se encargó de su preparación, de la siguiente forma: se coloca el chuletón en la parrilla sobre brasas bien calientes, y así, en el momento de sentir el golpe de calor, se contrae y mantiene en su interior la sangre y todo su jugo; se repite la operación del otro lado y, “cuando empieza a sudar”, se retira del fuego; sal gorda por encima y a darle al diente.

 

 

 

Mientras se está preparando las brasas, se recomienda empezar con unos entrantes apropiados para que vayan poniendo el paladar a punto; en nuestro caso, dimos buena cuenta de varias morcillas y chorizos. Con este menú se puede prescindir de cualquier tipo de acompañamiento que nos distraiga del objetivo principal, tipo ensaladas, patatas o pimientos.

 

Chorizos a la brasa

Chúletón a la brasa

 

Cualquier variedad de vino tinto combina de perlas con este tipo de carne. El éxito está asegurado, ya sea con un Rioja, un Ribera del Duero o, por supuesto, un bien vino gallego como un Mencía, de cualquiera de sus denominaciones de origen (Ribeira Sacra, Valdeorras o Monterrey).

 

Chuletón listo para comer

Chuletón listo para comer

 

 

Curiosidades.

 

Para finalizar, y como curiosidad, quiero comentarles la receta con la que hace unos años preparaban los chuletones en un restaurante de Guernica: se trataba de  «una sabia experiencia culinaria, a base de tres chuletas, montadas una sobre otra y asadas dos a la parrilla, para, despreciando las de los extremos, comer solamente la suculenta chuleta del medio, síntesis perfecta de los sabrosos jugos que puede proporcionar un buen asado».

 

Impresionante, ¿verdad?

Espero que este post os haya gustado, no olvidéis dejar vuestros comentarios o preguntas para poder seguir en contacto.

Alex

5 Comments

  • Javier Imedio

    Vaya comilona!!!

    12 Julio, 2011 at 11:03
  • Federico G. Poncet

    Me quedo pasmado, ¿cuantos comensales? y la receta del restaurante de Guernica es alucinante

    12 Julio, 2011 at 11:05
  • Alexei

    Comensales, los justos. Cuando el producto es de ese nivel no interesa que se masifique el asuntito.

    De la receta del restaurante de Guernica me intriga lo qué harán con los otros dos chuletones, ¿picadillo para croquetas??? menudo pecado!!!

    12 Julio, 2011 at 12:04
  • Rouse

    FLIPO CON LA FOTO DE NACHO Y JAVIER DELANTE DEL MANATIAL, PARECEN LOS CHULETONES DE LOS PICAPIEDRA.
    VILMAAAAAAA!!!!!
    Y FLIPO TAMBIEN ¿CÓMO HABEIS LLEGADO A ESA ZONA DE PONTEVEDRA A COMPRAR EL MATERIAL?
    FEDE, ESTO ES MUCHO MAS RÚSTICO QUE LAS COSITAS RICAS QUE NOS ESTABAS MOSTRANDO ÚLTIMAMENTE,UNA CARNAZA TAMBIEN ENTRA BIEN, DE VEZ EN CUANDO.

    13 Julio, 2011 at 14:56
  • F. Araujo

    Cuando la carne suda ya no es para comer los que nos gusta la carne, sino que es para comer todo aquel que come carne (entiendase la diferencia entre GOURMANT y GOURMET) ahi ya tiene un punto medio tirando a pasado. lo bueno es que la carne en la parrilla se le caramelice la proteina y lista para comer, “que sude con los jugos gastricos y no en el plato”.

    9 Agosto, 2011 at 15:07

DEJA UN COMENTARIO