¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

O REI DAS TARTAS, UN GENIAL VENDEDOR EN EL REINO DE MONDOÑEDO

rey das tartas

Por Pablo García-Ramos Macho


La localidad de Mondoñedo posee un precioso casco histórico declarado de interés histórico artístico en 1985 cuya plaza está presidida por la Catedral de la Asunción, puesta en pie en el siglo XII. También fue la cuna de uno de los escritores y poetas más grandes que ha dado Galicia: Álvaro Cunqueiro. Pero de un tiempo a esta parte la villa mindoniense ha cobrado más importancia por la Tarta de Mondoñedo, conocido invento culinario ideado por Carlos Folgueira, confitero local de cierto éxito como repostero pero poseedor de grandes dotes para el marketing. Coronado como Rei das Tartas, paseó su postre por platós de tv, ferias y demás eventos, a modo de reclamo de su reinado pastelero. Quién no se acuerda de su paso por programas de máxima audiencia de la televisión española –en aquel momento única- como el “Un, dos, tres, responda otra vez”, en el que lucía su poblado mostacho en forma de U invertida que más que adornar escondía su rostro, ataviado siempre con un mandilón blanco que subrayaba alguna condecoración gastronómica que colgaba de su cuello, y con el popular gorro alto de cocinero toque blanche
La tarta, en esencia, reúne casi todos los ingredientes que se puedan encontrar en la despensa del obrador de una confitería, a saber: hojaldre, cabello de ángel, almendra molida, azúcar, harina, huevos, además de higos confitados y cerezas en almíbar. De esta zarzuela de dulces se puede decir de todo pero quizás el adjetivo que mejor defina esta mezcla es el de compleja.

Para valorar con más precisión las bondades del producto me atreví a hacer una pequeña encuesta de urgencia en el transcurso de una cena en la que nos reunimos doce amigos. Sobre el nivel de conocimiento de la tarta, once contestaron que si la conocía aunque sólo tres confesaron haberla probado. Las opiniones fueron muy dispares ya que mientras uno de ellos alabó la dulzura de un postre que se atrevió a calificar de “rotundo”, otro no se definía entre empalagosa y pesada a la hora de catalogar su textura. El último prefirió abstenerse de presentar una nota de cata tras haber abandonado su degustación en el primer bocado.

Caja envoltorio de la clásica tarta de Mondoñedo

Caja envoltorio de la clásica tarta de Mondoñedo

Al margen de valoraciones que siempre son respetables, a la vez cuestionables, sí hay una certeza en cuanto hablamos de la tarta de Mondoñedo y es que el nivel de conocimiento de la marca es muy superior al del producto, mérito que hay que colocar en el haber de Carlos Folgueira. Me atrevería a decir que la imagen que llegó a proyectar O Rei das Tartas y sus constantes apariciones en la tele y en otros saraos, dejaron en un segundo plano su postre hasta llegarlo a eclipsar.
Tenía Folgueira gran afición a fotografiarse con rostros conocidos del mundo del espectáculo o famosetes en general, retratos que posteriormente decoraban las paredes de su establecimiento. En su galería de “amigos” incluía personajes populares como Isabel Pantoja, Miguel Bosé o el inevitable Julio Iglesias, entre otros. Pero entre sus amistades más destacadas estaba otro soberano, que no era otro que Su Majestad el Rey de España. Siempre contaba el genial repostero que en una conversación con el Rey Juan Carlos, éste le comentó confidencialmente: “Carlos, como te envidio, tu reino es más dulce que el mío”. Pagaría por ver la cara de ambos monarcas en ese momento.

Tarta de Mondoñedo

Tarta de Mondoñedo

Pero hay un suceso que muestra la astucia y sentido comercial de este singular personaje. En cierta ocasión se presentó el monarca de las tartas en un conocido restaurante santiagués, quizás el mas digno representante de la mejor cocina tradicional gallega de la ciudad compostelana. Al comprobar que su postre no estaba en la carta del restaurante, sugirió de buenas maneras a su propietario que la incluyese.
– Hombre Moncho, por qué no metes mi tarta en la carta de tu restaurante, al fin y al cabo no deja de ser uno de los postres más conocidos de la gastronomía gallega.
– Mira Carliños, -respondió con cariño el restaurador en un arranque de sinceridad- es que tu tarta no hay quien se la coma.
La respuesta de Carlos Folgueira debería de formar parte de los manuales de marketing de las escuelas de negocios:
– Bueno Moncho, tu por eso no te preocupes, tu no me la compres pero la incluyes en la carta y si alguien te la pide le dices: Lo siento señor, pero la tarta de Mondoñedo se nos acaba de terminar ahora mismo.
En la actualidad, fallecido Carlos Folgueira en 1993, recoge el testigo su hijo del mismo nombre, si bien desconozco si éste es cabeza coronada o no. Hereda de su padre el sentido comercial que reinó durante tantos años la fábrica familiar pero lo actualiza con la creación de la franquicia “O Rei das Tartas”, una red de cafeterías que, esta vez sí, incluyen la tarta de Mondoñedo en sus carta de postres.

Fede

6 Comments

  • Fede

    hola

    22 Junio, 2010 at 9:55
  • Begoña Gándara

    Comenzaré por alabar el estilo y el contenido del artículo, anécdotas incluidas, interesante para los que, por edad (lo siento), sólo tenemos de la época dorada de O Rei un recuerdo más bien vago de un tío excéntrico con bigote carlavalero.

    A pesar de que aparenta, según lo dicho, que la fama de esta tarta es más producto del márketing que de su calidad, yo opino que su composición y sabor va destinada, primero, a golosos empedernidos (como yo), y segundo a golosos con gusto por el dulce contundente (como yo).

    Por tal motivo, yo opino que la combinación de sabores de esta tarta es una delicia, reconozco que no excesivamente refinada, pero efectista. Esa combinación de la almendra con el cabello de ángel me parece exquisita, pero eso sí, el hojaldre bien tostadito (no como el de la ilustración, que está palidísimo).

    Quizá no guste a demasiada gente, pero el hecho real es que viene siendo un producto muy vendido y ampliamente conocido, lo que, para la industria en general, y la gallega en particular, siempre es importante.

    Por tanto, tiene razón Pablo al reconocer en el monarca de las Tartas a un precursor de las actuales técnicas de márketing, un visionario. Será cousa de meigas.

    16 Julio, 2010 at 12:48
  • Pablo García-Ramos

    Begoña, reconozco que esta tarta hace las delicias de los larpeiros empedernidos, tribu de la que formas parte. También reconozco que los ingredientes -como bien dices- son deliciosos uno a uno, pero todos juntos….
    No te reprocho el gusto que me consta que además de buen paladar tienes buena mano para los fogones, pero creo que para poder pasar el trago de la tarta de Mondeoñedo se necesita un digestivo potente, de la familias de los aguardientes o de las grapas italianas. El Pedro Ximenez se queda pequeño para semejante misión, a no ser que uno se baje la botella entera.
    un abrazo

    21 Julio, 2010 at 12:10
  • Juan Iglesias

    Doy fé que estan buenas, yo trabajo en el local que acaban de abrir en el Marineda City

    6 Junio, 2011 at 11:03
  • Carmen Suarez-Pumariega Olavide

    Buenísima aunque como dice todo el mundo “ si no eres muy larpeiro”, muy empalagosa.
    Nosotros de pequeñas íbamos a visitar a la bisabuela Sofia y a las fiestas de As San Lucas y Los Remedios (fiestas de Mondoñedo), aún no existía el Rey d…e la tartas solo había las tartas de Pura y de la Patelería La Alianza. “El Rey” todavía no era repostero, aunque sí es verdad que casi no las conocía nadie, él fué el que las dio a conocer en todo el mundo, y además era muy simpático

    6 Junio, 2011 at 11:03
  • Fede G. Poncet

    Yo creo que puso el nombre de Mondoñedo en el mapa, bueno también lo hizo en su momento el arzobispado

    6 Junio, 2011 at 11:04

DEJA UN COMENTARIO