¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

Restaurante Tira do Cordel – Finisterre (La Coruña)

Por Alejandro D. Guimaraens

Comentario:

 

Situado al final de la fantástica playa de A Langosteira, en la localidad marinera de Finisterre, se encuentra el Restaurante Tira do Cordel, sin duda uno de los sitios donde sirven los mejores pescados y mariscos de toda la Costa da Morte. En este local se dan cita un paisaje maravilloso, un producto de primera calidad y una cocina sencilla, en la que se limitan únicamente a tratar con mimo esa inmejorable materia prima procedente del mar, y a prepararla simplemente a la brasa.

Playa de A Langosteira

Playa de A Langosteira

El restaurante está ubicado a pie de playa,  en una antigua fábrica de salazón, posteriormente reformada y reconstruida con piedra y madera, respetando la estructura original. Hace unos años han inaugurado un nuevo comedor, adosado a la casona principal, con un estilo y un aspecto interior completamente distinto, lo que afea bastante la imagen exterior del conjunto de la edificación. En justicia, también hay que destacar que esta nueva zona, si bien estéticamente deja mucho que desear, cuenta con unos amplios ventanales situados justo encima de la playa, desde los que se puede contemplar unas impresionantes vistas al mar.

Restaurante Tira do Cordel

Restaurante Tira do Cordel

Vista desde el comedor interior acristalado

Vista desde el comedor interior acristalado

En el mes de septiembre, y para disfrutar de nuestro primer día de vacaciones, nos desplazamos hasta Finisterre con la idea de deleitarnos con una buena comida en Tira do Cordel. Y así fue. Llegamos al restaurante, nos sentamos y nos dejamos aconsejar por la camarera, que nos informó sobre varias ofertas de menús, con los que pudimos degustar una variedad más amplia de productos.

Para empezar tomamos navajas y zamburiñas. Las navajas estaban exquisitas, eran de un buen tamaño y estaban preparadas a la plancha, dándole ese color tostadito que las hace tan apetecibles. Las zamburiñas estaban preparadas al horno, muy ricas, simplemente con aceite y cebolla muy picada.

A continuación nos sirvieron unas almejas a la marinera en su punto, espectaculares. Era una ración abundante, con un salsa espesita que se dejaba coger con la concha y que invitaba a mojar pan y a rechupetearse los dedos.

Como plato principal nos decantamos por la lubina, sin lugar a dudas la especialidad de la casa. Nos sugirieron que, debido al tamaño de los diferentes pescados que nos podían ofrecer, podían prepararnos una lubina y un sargo, ambos a la plancha, abiertos y sin espinas (lo cual es de agradecer, pues así se facilita la tarea, y uno sólo tiene que preocuparse de darle al diente), rociados con un mejunje elaborado con aceite, vinagre, sal y perejil, y acompañados por unas patatas hervidas (nunca cocidas).

La lubina estaba sublime, para llorar, con esa carne blanca y suave que produce esa sensación tan agradable cuando se tiene en la boca que uno se resiste a tragarla. Y el sargo estaba delicioso, con ese sabor espléndido, fuerte y tan marino, producido por la dieta tan exquisita que realiza, ya que es un pez que se alimenta a base de moluscos y crustáceos, percebes incluidos, por lo que se le conoce como “el gourmet del mar”.

Como no podía ser de otra forma, el menú lo acompañamos por un vino del Ribeiro “Selección Costeira”, que combinó perfectamente con las viandas elegidas. Por supuesto cualquier Albariño también le hubiese ido de perlas. Y es que hay mucho y bueno donde elegir, porque cuentan con una amplia bodega, formada principalmente por vinos blancos gallegos, aunque no falta una correcta selección de otras denominaciones de origen, mayormente vinos tintos de la Rioja.

De postre nos decantamos por una correcta tarta de manzana y un arroz con leche comparable a los muchos que he tomado últimamente, es decir, ni fu ni fa. Como broche final, tomamos café de pota acompañado de unos chupitos de aguardiente de hierbas.

 

Sugerencias:

Mariscos (almejas, navajas, zamburiñas, centollas, camarones, lubrigantes y percebes).

Pescados a la plancha, principalmente la lubina, la especialidad y santo y seña de la casa. También destacan el sargo, el pargo y el besugo.

Instalaciones:

Barra (simplemente para tomar un vino mientras se espera el turno para sentarse en la mesa).

Tres comedores interiores en la zona antigua.

Comedor acristalado en la zona nueva.

 

Ficha:

Restaurante Tira do Cordel

Playa de San Roque – 15550 Finisterre (La Coruña)

Teléfono: 981 740 697 / 647 846 789

Forma de pago: admiten tarjetas de crédito y débito

Página web: www.tiradocordel.com

Horarios:

Cierra domingos por la noche y lunes todo el día, excepto en la temporada de verano.

Precios:

Elegimos el denominado “menú del peregrino”, que consistía en todo lo descrito anteriormente, con un precio por persona de 30,00 euros, bodega aparte; por lo que, sumados los 12,00 euros que costaba la botella de “Selección Costeira”, pagamos 72,00 euros.

Además de todo lo que  se ofrece en la carta, se pueden elegir diferentes menús:

MENÚ DO CAMIÑO: 25 €
· Navajas a la plancha
. Almejas a la marinera
· Pescado a la brasa
· Café, pan y postre
MENÚ TIRA DO CORDEL: 33 €
· Navajas a la plancha
. Almejas a la marinera
· Lubina a la brasa
· Café, pan y postre
MENÚ DEGUSTACIÓN: 48 €
· Percebes
· Navajas a la plancha
. Almejas a la marinera
· Lubina a la brasa
· Carne de ternera a la plancha
· Café, pan y postre

 

Curiosidades y recomendaciones:

Es muy recomendable aprovechar el día y llegar con tiempo a la playa de A Langosteira, para  así dar un paseo y disfrutar de un baño antes de comer.

Después del festín gastronómico es indispensable repetir  baño y  paseo, añadiendo una buena siesta  tumbado sobre la arena blanca y fina de la playa (el precio, tanto del baño y del paseo como de la siesta, va incluido en la factura).

Para finalizar la jornada, es obligatorio acercarse hasta el faro al caer la tarde para contemplar la puesta de sol, un espectáculo único. La fantasía popular dice que, si el día está claro y despejado, se puede llegar a ver Nueva York… supongo que también ayudará la cantidad de vino y de chupitos que se hayan ingerido durante la comida.

El resultado de todo esto, es una excursión inigualable, tanto desde el punto de vista gastronómico como del lúdico y paisajístico.

Faro de Finisterre

Faro de Finisterre

Espectacular puesta de sol

Espectacular puesta de sol

 

Alex

6 Comments

  • Santiago Togores

    Pues tiene muy buena pinta, aunque el añadido ese no me gusta nada y el mobiliario menos, de terraza cutre.
    Nunca he ido a comer a ese sitio, pero me han comentado que últimamente se ha “subido a la parra”, aunque no me parece excesivo los precios de los menus.
    Habrá que ir a darse una vuelta y aprovechar para visitar toda esa preciosa Costa da Morte. Yo estuve en el mes de septiembre en Carnota y la verdad es una maravilla.

    23 Noviembre, 2010 at 12:09
  • Ángel Cobreiro

    El sitio es maravilloso para visitar en cualquier momento del año, pero más en verano y aprovechar para darse un baño antes de comer como hizo Alejandro. Yo estuve hace más de 10 años y recuerdo que comí muy bien y a un precio razonable.

    23 Noviembre, 2010 at 12:33
  • Javier Ramirez

    El nombre es curioso y viene de una realidad. Tira do cordel antes de ser conocido como restaurante era un pequeño lugar, que daba servicio a los marineros que salian a marear por la zona, saliendo al mar o volviendo a tierra siempre se paraba a tomar “un algo” en aquella tasca que para resgarduarse de las inclemencias tenia casi siempre la puerta cerrada y a la llamada de alguien para poder entrar una voz le contestaba ; “TIRA DO CORDEL” .Y tirando de un cordel que pendìa por fuera, el abridor funcionaba y daba paso al abrigo del interior . Desde entonces no lo dudes para entrar TIRA DO CORDEL

    23 Noviembre, 2010 at 18:22
  • Rouse

    ALEX Y BEGOÑA, BIEN OS LOS PASAIS!!!!!
    “TIRA DO CORDEL”, ES YA, UN CLASICO EN FINISTERRE. YO FUI POR PRIMERA VEZ HACE POR LO MENOS 18 AÑOS,ERA UNA TASCA ABYECTA Y PEQUEÑA, CONTINUÉ VISITÁNDOLA CADA AÑO, HASTA HACE UNOS POCOS, Y SIEMPRE HE COMIDO IGUAL DE BIEN.NUNCA DEFRAUDA, SINO MAS BIEN, TODO LO CONTRARIO.
    DOY POR SUPUESTO QUE ES EL “RÓBALO” O LUBINA, LO QUE OBLIGATORIAMENTE SE DEBE DE PEDIR.
    ME DA MUCHA ENVIDIA PENSAR EN LOS QUE VAYAN A IR POR PRIMERA VEZ…. Y CATEN CON EMOCIÓN.
    NO HE VISTO LA ÚLTIMA REFORMA, ES CLARO QUE LO QUE MEJOR HACEN ES COCINAR.
    ÚLTIMAMENTE EN LA PLAYA RECOGEN ALGAS, MUCHAS ALGAS, SALEN BUZOS DEL MAR CON ELLAS.

    24 Noviembre, 2010 at 10:18
  • miguel

    Os recomiendo que os decanteis (como no) por los pescados en detrimento de las carnes (mas flojas), la lubina a la sal es el plato estrella de Tira do Cordel, y solo os puedo decir que es insuperable, la mayor delicia de la lubina en el fogón la encontareis aquí, “matrícula de honor”.

    28 Noviembre, 2010 at 22:45
  • Luiso

    Yo apuesto a caballo ganador pidiendo una lubina a la sal.

    29 Noviembre, 2010 at 9:28

DEJA UN COMENTARIO