¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

Taberna del Alabardero (Madrid)

Por Ángel Cobreiro

Comentario

La Taberna del Alabardero es ya un clásico de la hostelería madrilena, abrió sus puertas al público en el año 1.974 fundada por el Sacerdote vasco don Luis Lezama, siendo el germen del actualmente denominado “Grupo Lezama de Hostelería” que cuenta con restaurantes, hoteles y escuelas de hostelería. Don Luis Lezama a la hora de fundar el grupo de hostelería al que dio nombre se propuso la formación de jóvenes en una actividad que sin duda quiso prestigiar y lo logró. Es de destacar que en sus comienzos colaboraron con él cocineros de reconocido prestigio como es el caso de Jose Mari Arzak, así como que don Luis Lezama siguió y sigue ejerciendo su actividad sacerdotal.

En estos momentos el Grupo Lezama tiene abiertos al público en España y con el nombre de “Taberna del Alabardero” restaurantes en Madrid, Sevilla y Marbella, teniendo otros dos abiertos en E.E.U.U., uno de ellos en la ciudad de Washington y otro en Sattle. Igualmente el citado grupo hostelero dispone de tres escuelas de hostelería: una en Zaragoza, otra en Sevilla y la tercera “On Line”.

La Taberna del Alabardero en Madrid está enclavada en el centro de la capital en la zona conocida como Madrid de los Austrias y a escasa distancia del Palacio Real, de esa situación le viene el nombre, ya que la segunda acepción del Diccionario de de la Lengua Española define Albardero como soldado del cuerpo especial de infantería que daba guardia de honor a los reyes de España, y cuya arma distintiva era la albarda, definiendo la alabarda ese mismo diccionario en su primera acepción como: Arma ofensiva que consta de un asta de madera como de dos metros de largo, y de una moharra con cuchilla transversal, aguda por un lado y de figura de media luna por el otro.

La cocina es vasca como no podía ser de otra forma dada la procedencia del Sacerdote fundador del establecimiento y de la estrecha colaboración que tuvo con él en sus comienzos Jose Mari Arzak. La decoración es la típica de una taberna madrileña con barra alta de mármol (similar a la que tenía  la hoy desaparecida histórica taberna coruñesa “Casa Enrique” que estaba situada en la C/ Compostela en los locales que hoy ocupa la Joyería Tous) y alguna mesa en la parte destinada a bar. Sus paredes están llenas de fotos en las que figuran conocidos personajes del mundo de la artes, la cultura, el toreo y la política que degustaron en algún momento sus especialidades, algunas de las fotos están dedicadas por las personas que figuran reflejadas en las mismas, destacando entre estas últimas las del Rey Juan Carlos y la Reina Sofía.

La carta está bien surtida y variada no pudiendo decirse de ella que tenga unos precios extraordinariamente altos, pudiendo también escoger menús completos como son el menú degustación, o el menú del día que tiene un precio de 35 € y costa de dos platos y postre o el menú 35º aniversario que tiene un precio de 64 €.

La Taberna del Alabardero tiene también una amplia carta de tapas, pudiendo comer a base de ellas como hicimos nosotros, destacando entre lo que comimos la denominadas “patatas a lo pobre”, el rabo de toro aunque no sea de ese animal sino de vaca y los llamados “soldaditos de Pavía” que si bien los comimos en la factura no figurando en su lugar unas gambas de Huelva que no degustamos; acompañamos la comida con varias cañas de cerveza y como se puede comprobar el precio fue asequible, pues comimos tres personas por menos de 60 €.

Al haber mencionado antes los “soldaditos de Pavía” no puedo resistirme a recordar a Picadillo, sobre el que en este mismo blog ya escribió Pablo García – Ramos en relación con su conocida obra “La Cocina Práctica” , puesto que el citado autor es también autor de un pequeño libro titulado “56 Maneras de Cocinar el Bacalao” ya que una de esas maneras es precisamente las especialidad que degustamos y que  antes mencioné, si bien Picadillo recomienda que se sirvan envueltos en pimientos morrones y en la Taberna del Alabardero no lo hacen así.

El servicio de camareros es bueno, diligente, y por supuesto internacional como es hoy casi siempre en Madrid (a nosotros nos atendió un camarero cubano y había otro que parecía procedente de los antiguos países del Este, siendo el resto españoles).Dicho lo expuesto tengo que romper una lanza en defensa de los trabajadores de la hostelería madrileños y refutar esa teoría, hoy extendida, de que los extranjeros no tiran las cañas de cerveza como los madrileños ya que a mi juicio eso no es cierto en absoluto, ya que lo camareros madrileños con indiferencia de su lugar de procedencia siguen siendo unos profesionales como la copa de un pino.

Forma de pago: Admite todo tipo de tarjetas.

Tarjeta de visita de la taberna Alabardero

Tarjeta de visita de la taberna Alabardero

Dirección: C/ Felipe V nº 6 (Madrid), esta calle es una peatonal que une la Plaza de la Opera con la Plaza de Oriente y la que da un lateral del Teatro Real.

Teléfono: 91-547-25-77

Página Web: www.tabernadelalabardero.es

Horarios: Está abierta todos los días de la semana en horario de 13 a 16:30 horas y de 20:30 a 00:00 horas.

Instalaciones: Cuenta con servicio de barra y comedor, dispone también de dos comedores privados y en verano tiene terraza en la que también se sirven comidas y cenas.

Aparcamiento: En las inmediaciones se encuentra el de la Plaza de Oriente

Se puede llegar a él fácilmente en metro ya que escasa distancia está la estación de Ópera.

Se adjunta copia de la factura de la comida de tres personas a base de tapas.

Fede

3 Comments

  • Conchita

    Además de ser un bonito local, se come muy bien y en la terraza en el verano se está de vicio…. en Madrid en esas noches de Agosto…. genial

    13 Octubre, 2010 at 9:23
  • Pablo G-R

    Si, si, la terraza en verano es muy agradable. Dispone de un mecanisco de refresco mediante el cual unos aspersores colocados en las sombrillas expulsan agua atomizada para deleite de la clientela.
    Ángel aunque no sean discipulos a pies juntillas de la cocina de Picadillo, seguro que ese bacalao está magnífico.

    13 Octubre, 2010 at 18:42
  • Santiago Togores

    La verdad es que nos trataron muy bien,ya que dimos como referencia a Pablo, y la comida no estaba mal, aunque el rabo de toro me gusta más al estilo tradicional, que se vea, porque lo sirven en un molde ya troceado y mezclado con las patatas, que no esta mal, pero….no es lo mismo.

    14 Octubre, 2010 at 11:42

DEJA UN COMENTARIO