¿Qué restaurante te apetece conocer?

Fedegustando te ayuda a escoger tu próximo restaurante ;)

Comimos como curas en el comedor del histórico Real Monasterio de San Zoilo en tierras palentinas

Para ponernos en situación apuntar que el Real Monasterio de San Zoilo esta sito en Carrión de los Condes, que es y el centro geográfico del camino de Santiago en la provincia de Palencia. Esta villa es histórica por ser lugar de reposo y Cortes de monarcas de Castilla y León como Alfonso VI, Alfonso VII, Alfonso X, Fernando III. Y también por ser refugio y hospital de los peregrinos atendidos por los monjes o colegio jesuita o Seminario Menor.

Restaurante Adonias un clásico para degustar la cocina leonesa en León

El restaurante con esa clásica decoración castellana tiene varios comedores amplios y agradables a la vista . El servicio es profesional y diligente, incluso añadiría que muy agradable. De la carta apuntar que tiene bien reflejada las cocina de la tierra donde las morcillas, cecinas, lengua ahumada (en mi casa es lengua escarlata), cochinillo, pimientos, corderos, chuletitas y demás manjares de la tierra.

La casa del botillo en Ponferrada

Esta casa-restaurante, es un lugar muy agradable, decorado con gusto y con un servicio estupendo. Dispone de una terraza-comedor, acondicionadísima (en la que se permite fumar), se encuentra rodeada de unos jardines impecables, que se disfrutan tanto como la comida.

El cocido Maragato en el restaurante “La Peseta” de Astorga

Por Federico García Comentarios: Muchos años que no hacia parada en el centenario restaurante La Peseta, de Astorga. Pasaba por la villa, pero solo detenía el vehículo para repostar el tanque de gasolina y comprar los típicos mantecados y los hojaldres del lugar, quizás los más conocidos por los turistas son las marcas Mallorquina y […]

Los Duelos y Quebrantos.

Revuelto o especie de tortilla que son los Duelos y Quebrantos ha de llevar dos huevos por persona, tocino, sesos y riñones de cordero, todo muy picado acompañado de cebolla El plato debe servirse caliente, en olla de barro y acompañado de un buen vino tinto de las tierras de la Mancha.